Entrevista para EL SOTICIERO
(Sotillo de la Ribera)




... / EL SOTICIERO
Hablar de "los Frutos" en Sotillo es sinónimo de música y más concretamente de Odessa. Un grupo que tocando, tocando, y, como quien no quiere la cosa, lleva 30 años amenizando las fiestas de nuestro pueblo y las de cientos de localidades. La aventura de unos jóvenes con ganas de tocar ha dado lugar en la actualidad a uno de los mejores grupos de verbenas. Por ello el Soticiero ha querido conocer un poco más sobre estos vecinos y su conjunto.

—¿Por qué creasteis el grupo?
—F. Imagino que fue porque nos guastaba mucho la música y que para poder compartirla había que juntarsse con otros músicos para poder sacar canciones completas.
—¿Por qué elegisteis el nombre de Odessa?
—S. Eran seis letras sin un significado especial para seis componentes con ilusión, que pronunciadas juntas sonaban bien y que ningún otro grupo musical utilizaba hasta esa fecha.
—¿Alguno tenía experiencia musical?
—S. Somos autodidactas. Tocábamos la guitarra desde años atrás, desde los tiempos de estudiantes, donde aprendíamos de todos y enseñábamos a todos en reuniones guitarrísticas en las que compartíamos todo lo que sabíamos.
—¿Tomasteis algún modelo a la hora de crear el grupo?
—S. No, ninguno. Ideamos Odessa a través de una mezcla entre "lo que había que tocar" y lo que nos gustaba tocar.
—¿Cuál era la formación original?
—F. La primera formación de Odessa fue: José a la voz, Lino al bajo, Nacho a los teclados, Fernando a la batería, Santi a la guitarra solista y Frutos a la segunda guitarra y coros.
—¿Qué relación mantenéis con los demás fundadores?
—F. Una relación muy buena, aunque nos vemos muy de cuando en cuando, ya que cada uno se dedica a trabajos diferentes.
—¿Dónde disteis la primera actuación? ¿Qué recuerdos tenéis de ella?
—F. Actuamos el 31 de diciembre de 1978 en Gumiel de Izán. Fue la primera experiencia como grupo musical. Pasamos muchos nervios y estábamos muy pendientes de la reacción del público. Todo salió bien.
—¿Recordáis cuál fue vuestro caché ese día?
—F. No recuerdo el precio, pero seguro que nos sirviría para pagar parte del equipo que ya empezábamos a comprar.
—Ahora tenéis fama de ser un poco careros. ¿Es cierto?
—F. No, no es cierto. Odessa se adapta a los precios de esta zona, y por otro lado, el despliegue del equipo y el montaje del que disponemos, la trayectoria musical del grupo y la garantía que damos en cada una de nuestras actuaciones, hace que nuestro esfuerzo tenga un precio.
—¿Podéis vivir del grupo?
—F. Hasta ahora así lo hemos hecho durante estos 30 años, aunque también es cierto que cada vez es más complicado, ya que todos los medios de que disponemos para realizar nuestras actuaciones generan muchos gastos e impuestos.
—Durante estos 30 años muchos grupos se han creado y han desaparecido. ¿Cuál es la clave del éxito de vuestro conjunto?
—F. Posiblemente el haber mantenido la idea de Grupo desde un primer momento, y siempre con buenos resultados, habiendo sabido estar a la altura en cada momento. Seguramente también haya sido y es muy importante el habernos mantenido independientes, sin nadie que te maneje, te haga ir y venir, y te explote en ese sentido.
—¿Qué grupos de verbenas existían cuando aparecisteis? ¿Cómo eran estas veladas?
—F. Recuerdo Grupos que venían a las Fiestas de Sotillo cuando teníamos 15 o 16 años, como Ángulo 80 o Nueva Alaska. La verdad es que las verbenas eran iguales que ahora, quizá la mayor diferencia esté en que entonces se estaba pendiente de los músicos fuera de su actuación para ayudarles a lo que necesitaran, como recoger equipo, cenas, bodegas, etc., y en cambio ahora sólo se está pendiente del grupo en todo caso durante su actuación, ya que el grupo lo trae prácticamente todo preparado. Antes teníamos mucho tiempo para acudir a las peñas o visitar las bodegas, y ahora entre el montaje y tocar ocupamos todo nuestro tiempo en el pueblo y no podemos disfrutar de esos descansos.
—¿Cuántas actuaciones habéis realizado en estos años?
—F. Tendríamos que mirar todos los contratos. Yo echaría una media de 80 días por año.
—¿No aburre hacer siempre lo mismo durante tantos años?
—S. Pues no. Para nada. Piensa que estás realizando un trabajo que al mismo tiempo es tu principal hobby. Por otra parte, nunca se hace lo mismo, porque el repertorio cambia, el público también, y a veces hasta los compañeros.
—¿Cuál es el sitio más raro donde habéis tocado?
—F. Más que raro diría especial. Fue en El Pardo para la Guardia Real, en un patio árabe, en un entorno único. Lo repetimos al año siguiente.
—¿Y la actuación que más recordáis?
—F. Quizá las de las fiestas de Aranda estos tres últimos años en La Plaza Mayor en el sábado de fiestas con nuestro Trailer Escenario. Fue muy grande ver tanta gente y todos contigo.
—Un caso curioso es lo de Adrada de Haza, donde lleváis actuando un montón de años seguidos.
—F. Así es. Prácticamente los 30 años, y algunos años hasta 5 días de fiesta. Adrada es el pueblo donde más días hemos actuado en nuestra vida, estamos muy contentos de ello, y desde aquí les agradecemos esa confianza en Odessa.
—En la actualidad más que una verbena ofrecéis un show musical. ¿Estáis de acuerdo?
—F. Yo quiero ir a la fiesta de un pueblo y que la orquesta, además de hacerme bailar, me sorprenda con algo, y esto es por lo que ha apostado Odessa. En definitiva, que estés actuando y no pases desapercibido.
—Algunos dicen que tocáis tan bien que no bailan porque se quedan mirando cómo lo hacéis. ¿Qué os parece?
—F. Cuanto mejor es un grupo, la gente más se queda mirándolo. Cuanto peor es un grupo, menos interesa a nadie, y en todo caso te pones a bailar.
—S. Lo fácil, la fórmula fácil es tocar cosas que la gente "sólo" pueda bailar, pero ésa es una apuesta pobre, aburrida para los músicos, y al final terminarías haciendo lo que todos: más de lo mismo. Lo difícil, lo divertido y lo gratificante es hacer cosas diferentes, cosas que atraigan la atención de la gente, y a la vista está que bailan menos pero no se van de la plaza. Además de eso, y quizá lo más importante, es que también sabemos hacer bailar. Quiero decir que esa parte de "hacer bailar "ya la tenemos aprendida y asumida.
—Vuestro escenario es una auténtica pasada. ¿Podemos saber cuánto cuesta?
—F. Mucho, cuesta mucho. Pero a nosotros también nos sirve de mucho, incluso a los Ayuntamientos que nos contratan también les viene bien por las facilidades que les das al no tener que montar y desmontar un escenario pequeño y al que seguramente le faltan piezas.
S. De todas formas, puedes sumar: Una tractora (camión), un remolque, unos elevadores hidráulicos, el diseño y la mano de obra para que todo eso encaje, un equipo de sonido de primera línea, y un equipo de iluminación carísimo...
—¿Qué se siente cuando uno está tocando sobre el escenario con tanta gente pendiente de lo que haces?
—F. Por un lado te encuentras en tensión continua durante toda la actuación, pero por otro lado estás haciendo lo que te gusta y te hace sentirte bien, sobre todo si ves que consigues llegar al público y transmitir todo eso. Quizá sea un poco dificil de entender para los que estáis abajo.
—¿Es la misma sensación que teníais en vuestros comienzos?
—F. Sí, la sensación siempre es la misma. La mayor diferencia es que ahora las responsabilidades son mayores, y prácticamente todo lo que conlleva la actuación y todo el evento depende de ti.
—Pero tener que trabajar mientras los demás se lo pasan bien... ¿No fastidia un poco?
—F. Yo nunca he pensado en eso. Yo voy a tocar y pasármelo bien. Y también lo pasamos bien nosotros mientras los demás trabajan.
—¿Y qué piensan las familias de esto, de no poderos tener por ejemplo en fiestas de Sotillo?
—F. Los familiares siempre quieren tenerte cerca y que te aprecien en tu trabajo, imagino que le pasa a toda gente. Y además, los familiares nos tienen casi todos los días restantes, que son muchos.
—¿Os gustaría que vuestros hijos se dedicasen a esto?
—F. Si a ellos les gusta y se encuentran bien, adelante. ¿Por qué no? Nosotros disfrutamos con ello.
—Fuisteis de los primeros en tener página web. ¿Por qué os decidisteis a crearla?
—S. Siempre nos ha gustado la informática, tenemos ordenadores desde hace muchísimo tiempo, asistíamos y asistimos a los eventos más importantes del sector (SIMO, etc.), y aprovechando que tenemos los suficientes conocimientos informáticos, decidimos darnos a conocer (o disponer de nuestro espacio) también en un Internet en el que no había prácticamente ningún grupo u orquesta de nuestro nivel. Realmente fuimos los primeros. La dirección de nuestra web es www.odessaworld.com
—Algo que mucha gente no sabe es que habéis sacado varios discos. Habladnos de ellos.
—F. En realidad son CDs que hemos grabado con canciones de nuestro repertorio para promocionar el grupo. Y también CDs anuales de nuestras actuaciones en directo. No son para vender sino para promocionarnos y para "estudiarnos" a nosotros mismos "desde fuera", escuchar lo que el público escucha, y corregir todo lo posible, tanto individualmente como colectivamente. Siempre nos grabamos para escuchar el resultado, y de ahí muchos de esos CDs.
—La gente os vemos en los pueblos tocando, pero podéis contarnos un poco qué es lo que no vemos. ¿Cómo elegís las canciones? ¿Cómo son los ensayos? Etc.
—F. Lo que no ve la gente son muchísimas cosas. Realizar unas actuaciones de este tipo requiere mucho esfuerzo y dedicación. Las canciones las elegimos entre todos, actualizamos repertorio cada año y le damos un enfoque diferente para que no sea repetido. Los ensayos son un poco aburridos para alguien que acuda a ellos. Cada músico tiene un pen drive y lo carga con las canciones que debe estudiarse y aprender cada semana, y luego las practicamos en el ensayo, y popo a poco las vamos elaborando hasta que salen bien, algunas canciones nos llevan poco tiempo, y en cambio otras nos cuestan bastantes horas.
—¿Cuántos temas componen el cancionero del conjunto?
—F. Tenemos actualmente un repertorio muy amplio, para tocar unas 10 horas sin repetir canción, y lo aprovechamos bien cuando tocamos dos días en un mismo pueblo.
—¿Hay algún grupo o artista que se os dé especialmente bien? ¿Y al revés?
—F. Lógicamente la música pop-rock y el rock & roll se nos da mejor, ya sea porque es lo que más hemos escuchado o porque nuestra formación y nuestros instrumentos sean más similares a los utilizados para ese tipo de música.
—¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? ¿Añoráis algo del pasado?
—F. Musicalmente no. Pero éramos mas jóvenes.
—¿Alguna vez habéis pensado en tirar la toalla?
—F. No. En ningún momento.
—¿Tiene Odessa alguna fecha de caducidad?
—F. No hay ninguna fecha marcada, el tiempo lo dirá.
—Tanto tiempo que pasáis juntos, ¿no provoca rencillas o peleas entre los hermanos? ¿Cómo los resolvéis?
—S. En todas las profesiones, y más en las que son creativas, siempre hay división de opiniones, ideas diversas, pero siempre lo hemos sabido superar y aprovechar precisamente eso para llegar a donde estamos. Además, Después de tantos años vemos que a uno se le dan mejor unas cosas que a otro y viceversa, y por esa razón, cada uno suele encargarse y tomar decisiones del apartado que mejor domina.
—Sois uno de los referentes cuando se habla de Sotillo. ¿Qué relación tenéis con el pueblo? ¿Sois profetas en vuestra tierra?
—F. Pienso que el pueblo de Sotillo nos tiene en muy buena estima en general.
—Este año colaboráis con la Asociación de Celiacos de Aranda. ¿En qué consiste? ¿Por qué elegisteis esta ONG?
—F. Tengo una niña celiaca y conozco bien lo que cuesta a la Asociación de Celiacos de Aranda y la Ribera conseguir medios para poder llevar mejor las ayudas a los celiacos reconocidos. Odessa en su 30 aniversario ha querido poner su granito de arena en ayudar a esta gente. Todos los beneficios de la recaudación de la venta de camisetas irá destinado a esta asociación días antes de la Navidad de 2009.
—¿Cuánto vais recaudando para ellos?
—F. Aproximadamente 1.000 Euros, o sea, mil camisetas vendidas.
—En estos años seguro que os habrán ocurrido miles de anécdotas. ¿Os acordáis de alguna?
—S. Muchas. Coincidir con famosos, ver nuestro póster decorando cada día la pared de un bar en una serie de televisión, encontrarnos con una oferta para una gira nacional promocionando un producto, que nos quieran contratar para tocar durante el nacimiento de un niño, grabar la música para un amigo cantautor, obsequiarnos hace muchos años con el que hoy es uno de los vinos más caros de Ribera del Duero... Infinidad de anécdotas.

Para más información: http://www.odessaworld.com

Texto: Carlos García. Fotos: Óscar Meruelo


© 2017 Odessa